Al grito de “Aquí está el monstruo”, acudieron los exempleados con antorchas. La turba lo acorraló en el edificio. No tenía escapatoria. Ni siquiera quiso dialogar con esas criaturas de caras embarnudadas con tinta y atravesadas las mejillas de pisacorbatas. Desconectó sus circuitos de dolor que titilaron antes de apagarse. Fiel a su programación, el robot continuó realizando el cálculo de las liquidaciones. Podía trabajar por cien profesionales, justamente como ese número de contables y administradores despedidos la semana anterior que, en ese momento, le prendían fuego a la empresa.Carabela
El último Abencerraje
30 de December de 2021 / 09:54
Selecciones del día 20, LA GRAN SUSTITUCIÓN, de Carabela 30 de December de 2021 / 09:54
El último Abencerraje
LA RUTA DE LA DEPENDENCIA, de Isishayo 30 de December de 2021 / 21:25
El último Abencerraje
JUBILACIÓN EN PUERTA, Pseudónimo 30 de December de 2021 / 21:31
El último Abencerraje
¡CATAPLUM! 30 de December de 2021 / 21:41
El último Abencerraje
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.