SELECCIÓN 1
Globalización
Mudra's
El lugar se ha transformado en un hotel boutique, en el hall dos falsos retratos en sepia de Cathy y su atormentado amigo recuerdan otros tiempos y otras pasiones.
Ni siquiera los páramos siguen siendo tales, pues se han transformado en ondulados links de golf.
Tallerista: Elisa de Armas

Esencia
H.R.
El muchacho salió a buscar su destino. Lo encontró, siendo ya un anciano, al regresar a su punto de partida

Tallerista: Elisa de Armas

SELECCIÓN 2
Mudanza
Mudra's

—¿Has visto viejo? hoy se va la señora de arriba.
—¿Cuál?
—De arriba nuestro. Claro, al quedarse solita era mucho lugar para ella, con el marido era otra cosa.
—Y sí, la vamos a extrañar, era buena vecina.
Por el pasillo se oyen ruidos de pasos y el arrastrar de una escalera, alguien pregunta
—¿Hay familiares del 8258?
—¡Vamos, a bajarlo!, que hay que desocupar el nicho.
Tallerista: José Luis Velarde

Direcciones
Black Dot
Usted está aquí, dice el mapa que indica con una cruz el lugar en donde ahora estoy parado. A la derecha las tiendas de autoservicio y de ropa, hacia la izquierda las de zapatos, al frente las de línea blanca, hacia atrás las de electrónica, arriba, discos e instrumentos musicales. Abajo el infierno.
Tallerista: José Luis Velarde

SELECCIÓN 3
Consejos al viajero
Black Dot
Un viaje prolongado se hace ligero siempre y cuando se tomen las debidas precauciones. Uno ha de tener gran cuidado con los oídos. Viajar con una soga es siempre buena idea. Ellas son una gran opción para combatir el aburrimiento, quien nunca las ha escuchado no sabe lo que es su encanto. Advertencias a viajeros novatos; no se deje engañar por precios cómodos, antes de contratarlas para su entretenimiento, es importante averiguar si las sirenas conocen las melodías de nuestra predilección y, sobre todo, si son vegetarianas.
Tallerista: Jorge Oropeza

SELECCIÓN 4
Hombre en vuelo
Enigmática
—¡A Dios pongo por testigo!
Y nunca más volvió a usar la palabra de Dios en vano.
Tallerista: Marcial Fernández

Madre sustituta
Mudra’s
—Si ella no puede trabajar en el circo, vendrá a vivir a casa.
Mamá puso el grito en el cielo:
—¡O ella o yo!
Fue ella.
Pocas cosas cambiaron: se compra comida hecha y la ropa es llevada a la lavandería. Luego de cenar, vemos la tele echados en el sofá, me acuestan y ellos se van a su cuarto. Papá está tan feliz, pues dice que ella calienta la cama. Yo estoy contenta. Me gusta mi nueva madre madre: una pantera negra.
Tallerista: Marcial Fernández

Las vacaciones
Black Dot
En su viaje a la eternidad, los muertos son tentados por el Demonio. Aquellos que fueron abyectos, a esos no es necesario seducirlos, llegan por derecho y méritos extraordinarios. Es el caso de los dictadores, miembros de juntas militares y políticos. A los justos, en cambio, hay que cautivarlos a base de quimeras, prometerles un hotel de cinco diamantes, manjares y ropas de diseñador. Una vez que aceptan, se negocia el alma por el importe de su factura.
Tallerista: Marcial Fernández

Inicio
H.R.
La Muerte, después de haber barrido con casi todas las vidas de esa ciudad, sintió cansancio y se tiró al césped, boca arriba. En ese rato, un zombie hambriento que pasaba por ahí, se percató de su presencia y no dudó en recogerla: dobló el esqueleto, se lo puso bajo el brazo y se retiró. Cuando llegó a su casa, fue a la cocina y - como en vida había sido chef- hizo de los huesos una sopa Levantamuertos para chuparse los dedos.
Desde esa vez, refiere la Historia, comenzó la inmortalidad.
Tallerista: Marcial Fernández

SELECCIÓN 5
El llamado de la naturaleza
Black Dot
El pato conducía muy orondo el auto que quedó varado a la mitad del camino, entre la ciudad y la playa, cuando apenas se presentía el calor tropical. Trató de pedir ayuda a los que pasaban a su lado. Casi rozaban el automóvil, pero nadie se detuvo. Su aspecto provocaba desconfianza. Los críos estaban exasperados por la larga espera y el hambre. La hembra volteaba a ver a un lado y otro mostrando su confusión y enfado. No les quedo otra a las ánades, tuvieron que emigrar valiéndose de métodos tradicionales.
Tallerista: Daniel Frini

Un fin inesperado
Azul Claro
El héroe infringió todas las reglas del duelo. La figura del Che que tenía su rival, tostada por mil y una guerras, le empujó a ir corriendo hacia una colina buscando protección detrás de las rocas. El rebelde, que permaneció al descubierto, le disparaba; pero sus balas solo lograban rajar piedras o rebotar y silbar en el aire. Desde la colina, resonó un tiro; el héroe escondido hirió al Che que mientras caía disparó, al azar, hacia el cielo.
El marionetero sintió como si un trozo de metal abrasante se hubiera enterrado en su cuello. Un chorro de sangre y el discurrir perezoso de unas gotas rojas por los hilillos dementes e invisibles dieron por terminado el espectáculo de marionetas.
Tallerista: Daniel Frini


El viaje
H.R.
Llegó a la Puerta del Cielo. Se abrió y apareció San Pedro.
—¿Qué haces aquí, hijo?
La pregunta lo tomó por sorpresa.
—Vengo, porque acabo de morir.
—No sé qué está pasando. Hace unos dos meses que tengo este problema.
Cuando el hombre siguió sin entender, San Pedro le tocó la frente con la mano y dijo:
—Regrésate, tú no estás muerto.
Despertó dentro de un espacio donde apenas cabía.
Tallerista: Daniel Frini

SELECCIÓN 6
Reencuentro familiar
Mudra’s
Noche clara sin nubes; dos siluetas sobre el borde de un sepulcro conversan en voz baja.
_ ¡Abuelo! Que alegría hallarte aquí. Pasé muy triste todo este tiempo desde que habías muerto.
_ ¡Mi pequeña! Yo también te extrañé mucho, pero ahora todo volverá a ser como antes.
_ Es verdad, solo nos resta esperar a que lleguen papá y mamá.
La luna emocionada por la escena se oculta detrás de los cipreses.
Tallerista: Daniela Truman

Viaje en la oscuridad
Black dot
Levanto las sabanas y me meto debajo de ellas. Avanzo reptando como una serpiente que se enreda entre tus piernas. Siento tu piel que se eriza al contacto de mis labios. Mis labios arrancan tus gemidos, las palpitaciones de tu pecho, la mención de mi nombre que tu voz trémula dice. Voy a tu centro. Mi lengua orada lugares húmedos, tibios recodos que conquisto con la secreta esperanza de poseerlos. Mis manos hambrientas buscan tus senos, tus pezones erguidos, tus labios húmedos, tu cabello ensortijado. Es azarosa la distancia que parece separarnos del éxtasis, pero el tiempo es aliado y aquí, en está cama, nuestro viaje apenas comienza.
Tallerista: Daniela Truman

La gran aventura
Hoja en blanco
—El viaje que están por iniciar no es sencillo. La ruta consta de muchos altibajos; con más tormentas que días soleados, pero eso sí, variadas satisfacciones a todo lo largo del trayecto que dejarán imborrables recuerdos en la memoria. Con pequeñas victorias; emociones al por mayor que, si permanecen unidos, al final los convertirá en los más ricos, plenos y felices sobre la tierra.
Hace una pausa para mirar a la pareja.
—¿Qué dicen? ¿Aceptan el reto?
—Sí –consienten a una voz, convencidos.
—Bien. Continuemos entonces. Anillo y arras, por favor.

Tallerista: Daniela Truman

SELECCIÓN 7
De ida y vuelta
Hoja en blanco
El viaje brevísimo le muestra toda su vida: su infancia insignificante, sus padres separados y Él con su abuela.
De adulto, con esposa, hijos y un empleo que no le satisface, llega Ella. Se vuelven amantes, su vida florece, hasta que esa voz estalla en su cerebro:
—Guapa la mujer del jefe, ¿no crees?
Noventa segundos, eso dura su viaje de ida y vuelta a utopía.
Tallerista: Sapo

El viaje
Manlyf

A punto de comenzar el viaje repasaba mentalmente que nada se le hubiese olvidado, la casa en orden, las habitaciones limpias, todo cerrado. Esta vez no se había despedido de nadie, estaba cansado de tanto discurso desde el día en que le expidieron el pasaje en aquella sala aséptica, entre recetas y batas blancas, con cautela, con rodeos para indicarle el destino: la eternidad.
Tallerista: Sapo

SELECCIÓN 8
En camino
Hoja en blanco
Tengo lo necesario para agarrar viada. Estoy ansiosa, pero será maravilloso. Puedo sentirlo. Quizás me quede atorada a medio camino. Me ha pasado, es parte del juego. El viaje es mío. Quiero y necesito hacerlo.
Respiro. Me acomodo en mi sillón: escribo.

Tallerista: Tequila


De acuerdo
Gata Blues
Fue un largo camino el transcurrir de los años. No encuentro otro destino mejor que volver al punto de partida.
Tallerista: Tequila

SELECCIÓN 9
DESIERTA
Tallerista: Lucía Casas Rey

SELECCIÓN 10
Sólo lo imprescindible
Black dot

Antes de iniciar el viaje, revisa la valija. Nota que le hacen falta algunas cosas que seguro necesitará. Entonces mete la cama, la almohada de plumas; al perro y el gato en lados opuestos; la buganvilia floreando y el manzano del fondo del jardín; la casa, el trabajo y, por último, un libro de Cortázar. Cierra el equipaje, sube al auto y arranca, seguro de no haber olvidado nada importante.
Tallerista: Dakiny

Sin límites
H.R.
En la frontera del día y la noche, un pájaro, sin alas, intenta evadir el crepúsculo.
Tallerista: Dakiny

SELECCIÓN 11
Rituales mundanos
Black Dot
Mamá tiene una rutina: Primero revisa que las camas queden hechas, que los trastos de cocina estén en su lugar, los sobres de correspondencia guardados. Si entran bomberos o policías la casa debe lucir en perfectas condiciones. Pide a mi padre que avise a los vecinos para que mantengan nuestro hogar vigilado mientras no estamos. Al tiempo que hace esto se cerciora mil veces que los pasaportes estén vigentes y que las plantas tengan agua. Encomienda nuestras almas a Dios, pide que el viaje sea tranquilo. Pregunta si traemos ropa interior limpia, en caso de un accidente, que San Judas no permita que los socorristas tengan que levantar cuerpos con calzones cagados.

Tallerista: Carlos Bortoni

Equis
autor: H.R.

Las cuarentaicinco personas salieron del funeral apesaradas por el luto, aunque ninguna de ellas reconoció quién era el muerto, ni Jorge que no dejaba de pensar en un autobús que se precipitaba al vacío.
Tallerista: Carlos Bortoni

SELECCIÓN 12
Del mismo palo
Rigor Mortensen
Cuando Telémaco les presentó el folleto de aquel viaje de estudios, Penélope y Ulises intentaron mantener la calma, y limitarse a ponerle algunas condiciones. Debía viajar siempre por tierra, esquivando cualquier isla habitada por sirenas o hechiceras. Contrataron para él un seguro de viaje millonario, y le hicieron prometer que estaría siempre localizable. Al despedirlo en la estación lo abrumaron con toda clase de recomendaciones. Penélope le había tejido una chamarra para que no pasara frío, y Ulises le entregó en herencia su propio arco. Cuando al fin dejó atrás la lluvia de lágrimas y consejos, Telémaco se encaminó al vagón restaurante, donde iba a reunirse con Circe para comenzar la aventura que habían tramado.

Tallerista: El último Abencerraje

SELECCIÓN 13
Historia de la fundación de la república
Black Dot
Durante el trayecto el auto se sobrecalentó y tuvimos que detenernos. Llamamos a un mecánico, quien no pudo entender, por la mala recepción del celular, qué nos pasaba. Mi padre, cuya actitud siempre es tan positiva, decidió armar la tienda de campaña para poder dormir en ella. Marcamos con piedras un camino alrededor de nosotros y cavamos un canal para redirigir el agua en caso de lluvia. Trajimos la comida y todo lo necesario para dormir a gusto. Por días esperamos a que alguien nos rescatara del naufragio carretero, pero en lugar de eso fuimos adquiriendo vecinos, y mi padre fue declarado presidente vitalicio de esa nueva, diminuta, república. Mi hermano mayor ha pasado de adular a papá a ser enemigo en rebelión, nombrándose jefe de un ejército revolucionario.

Tallerista: Laura Elisa Vizcaíno


SELECCIÓN 14
Libre
Malvadisco

Tiempo atrás, cuando su hermano escapó de la casa, ella quiso hacer lo mismo. Estaba harta de vivir al lado de una anciana a la que le molestaba el volumen alto de la televisión o de la música. Pero su suerte fue otra. Se recordaba una y otra vez con una maleta en el umbral de la puerta, los dedos crispados de su madre atenazando su garganta, el golpe fatal por desobediente, las baldosas que levantó para ocultar su cuerpo. Ahora, el agua bendita y los rezos de la vieja ya no alcanzaban para amarrar su espíritu entre esas paredes. Miró a su madre moribunda por última vez y emprendió el viaje final.

Tallerista: Mónica Brasca

SELECCIÓN 15
El desafío
Hoja en blanco
Dos detonaciones. Dos muertos. La última hoja cayó del árbol, como lo vaticinara la abuela: “Cuando el gran roble muera, morirá la venganza”. El viaje de odio por generaciones terminó.

Tallerista: Patricia Mejías

SELECCIÓN 16
Un mundo nuevo
Malvadisco
Al descubrir fósiles de huellas humanas en la caliza, se olvidó del calor del horno, del sol, de la sed, de las cápsulas de H20 que equivalían a un jornal de trabajo. En lugar de destrozar las compresiones a mazazos para obtener la cal, puso los pies sobre ellas y siguió el rastro. Sonrió al pensar, por la posición de los dedos y el arco del pie, en lo encorvado del tipo e intentando imitar esa postura arcaica, dio un traspié. Todo se oscureció. “¿Tanto duraron sus juegos que había anochecido sin saberlo?” Lo único visible era una superficie cristalina en donde la imagen de la luna descaderada se movía como la cola de un gato al acecho. Era agua en su estado salvaje. Como la describían los libros de los abuelos antes del cambio climático. Bebió el líquido hasta agotarse y quedarse dormido al borde del estanque. Con el despuntar del día, se miró en el espejo de agua y pudo reconocer sus ojos bajo los pronunciados arcos superciliares de la cara simiesca. Con una vara como apoyo, se internó tierra adentro. Atrás, dejó abandonada una vacía piel de homo sapiens que, con un soplo de viento, se perdió en la noche de su antiguo mundo.
Tallerista: José M. Nuévalos

Travesía
Black Dot
Un jinete cabalga por el desierto ardiente. La cara llena de úlceras y ampollas por donde escapa el único líquido que le queda. Su corcel trastabilla, la arena ardiente y la sed lo empiezan a matar. El hombre lucha por mantenerse montado. Recita oraciones en un extraño idioma que también están escritas en la hoja de su espada, ese acero que ha terminado con tantos infieles. Finalmente, su caballo hinca las piernas y cae moribundo. El jinete se da cuenta de que ha llegado el final del viaje. Aferra su daga con fuerza menguante y decapita al animal. Él deberá esperar la muerte, Su dios no le permite la bondad de acabar con su propia vida, sólo las de aquellos paganos y herejes que no han visto su luz.

Tallerista: José M. Nuévalos

SELECCIÓN 17
Biopuerto
H.R.
Cada segundo mis células se renuevan por otras de bengala. Hacen dos filas, señalándome la ruta final del proceso.

-----
Hermoso texto. Se acota, y bien a lo que el tiempo significa. Habla de furo, del humano en el futuro. Esto implica que es un texto cargado de seguridad. ¿De esperanza? Y como la minificción lo requiere; el título cumple las dos funciones: títular, pero también finalizar. Darle el remate.
Tallerista Cristian Cano

SELECCIÓN 18
Durante 46.898.000.000 de años luz
Azul Claro
«Cuanto más lejos voy, más me acerco a mí mismo» -dijo Andrew McCarthy, justo después de salir de la espectacular Vía Láctea para emprender un viaje regresivo, a la velocidad de la luz, al primer segundo de la creación del multiuniverso: el Big Bang. Poco antes, había estado en su propia casa, en el impresionante planeta azul; tomó la última taza de café colombiano y jugó con su perro al que nunca volvería a ver. Satisfecho, se desnudó y se encerró dentro de una cámara cristalina en forma de dátil a hibernar.
Tallerista: Carmen Simón

De vuelta
H.R.
Voy de polizón en el barco de la vida. Llegaré, por fin, a hacer las paces con el niño interior que reclama sus sueños truncos. Soy rémora de un destino que ya no contaba conmigo.
Tallerista: Carmen Simón

SELECCIÓN 19
El último vuelo
Hoja en blanco
Los motores de las avionetas rompen la tranquilidad de esa tarde de febrero. Suben, bajan, se adelantan o atrasan unas a otras. Siguen en su último viaje a su amigo caído, vuelto polvo en su nave, El Primor. Tomó de sorpresa a muchos. Quería volar alto. Lo consiguió.

Tallerista: F.C. Pérez Cárdenas

SELECCIÓN 20
Pragmatismo
Chester Truman
Acaba de inventar una máquina del tiempo capaz de viajar un año al futuro: tarda 365 días, exactamente.
Tallerista: Graciela Gianetti

Voluntad divina
Black Dot

Vine aquí desde mi tierra, porque me dijeron que este santo es milagroso. Traje a éste, mi hijo, tenía los ojos cruzados, también el entendimiento y las palabras. A veces no podía decir el nombre de las cosas y le daba por señalarlas y gruñir. Una es madre y por más que me decían que lo regalara, pues no se me daba olvidarme de él. Salió de mis entrañas. El santito me hizo el milagro, no como me lo esperaba, porque uno no puede descifrar los designios de Dios, Mi niño no aguanto la caminata y se me murió, pero ahora ya no sufro más.
Tallerista: Graciela Gianetti
La Coordinación de la Marina - AGOSTO 2019-FEBRERO 2020 y José Luis Velarde
11 de March de 2020 / 21:06
SELECCIONADOS DEL MES DE FEBRERO YA PUESTOS A DISPOSICIÓN DE NUESTRA JUEZ DE FEBRERO: CRISTINA RASCÓN 11 de March de 2020 / 21:06
La Coordinación de la Marina - AGOSTO 2019-FEBRERO 2020 y José Luis Velarde
Por favor, espero su atención, C. de la Marina. 15 de March de 2020 / 19:03
H.R.
Se pasaron mi pregunta 19 de March de 2020 / 03:31
H.R.
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.