Primero fui del uno hasta el catorce, debió ser trece, pero por alguna razón se lo saltaron. Se abrió la puerta, pero no había nada que me dijera de aquí eres. Me dirigí al cinco y luego al siete, al siete porque es el día en que nací, pero al igual que en el catorce, nada, ni una pista. Tiene que ser el nueve, no hay de otra pensé, las puertas se abrieron y asomé la cabeza para voltear a ambos lados. Tampoco. Me quede pensativo unos segundos; aquí o allá, entonces o ahora. Me di cuenta; estaba en el infierno y en el futuro dantesco todavía no había un círculo para mí.
Black Dot
17 de March de 2019 / 01:01
Circunnavegante 17 de March de 2019 / 01:01
Black Dot
TALLER 28 de March de 2019 / 16:48
el aguila descalza
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.