Sin duda me creen ustedes una víctima. Así se lo ha hecho creer él con su relato desquiciado y obsesivo. No es tan fácil. O al menos concédanme el beneficio de la duda. No saben el poder que albergo en un solo ojo. Me basta con mirar fijamente, y el ojo provoca sentimientos y obsesiones que antes, aparentemente, no estaban. El último se creyó astuto incluso. Creía que podría acecharme en la oscuridad durante horas, o lanzarme impunemente un rayo de luz. No pudo resistirse y lo llevé (escúchenme bien, solo con la intensidad de mi único ojo válido) lo llevé al asesinato. El descuartizamiento no fue idea mía, pero redondeó la jugada. Mi ojo le seguía mirando incluso debajo de la tarima de madera levantada, donde mi corazón latía tan fija, tan obsesivamente como mi mirada. Por supuesto que no pudo más. Por supuesto que confesó. Y cuando los agentes levantaron el piso, junto a mi corazón delator, estaba mi ojo mirándoles, inoculándoles la rabia, otra vez el ansia de la muerte. Se miraron. Miraron al pobre Edgar.
Rigor Mortensen
18 de October de 2018 / 05:07
EL CORAZÓN DELATOR (nueva versión de mini presentada el día 16 con el título de "Historia del corazón") 18 de October de 2018 / 05:07
Rigor Mortensen
Perdón, el título del día 16 fue "Hablar con el corazón" 18 de October de 2018 / 05:10
Rigor Mortensen
Taller 26 de October de 2018 / 17:24
Carmen Simón
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.