Al encerrarlo le indicaron que se sentara en una tablita delgada sostenida por dos bloques de concreto. “Ponga las manos debajo de las piernas y no se duerma, ¿entendido?”. Él permaneció despierto el mientras pudo, pero el sueño lo venció. El tiempo se le torno en una nata pesada que era removida cuando los gorilas venían por él y lo llevaban al sótano para golpearlo hasta que perdía el conocimiento. Estaban convencidos de que aún tenía algo que decir y que guardaba muy dentro de él. Lo sometieron al agua gaseosa en la nariz, los toques en los testículos. Las patadas en la cara, las múltiples fracturas y la hemorragia interna que a nadie le importó. Ya cuando estaba en los brazos de la muerte, que lo llevaba como una nodriza a un lugar donde el dolor y el tiempo ya no existían, un torturador se acercó a los labios del moribundo. “Son ustedes unos hijos de puta” dijo y termino por sucumbir enfrente de los asesinos.
Black Dot
08 de June de 2018 / 13:44
Secretos 08 de June de 2018 / 13:44
Black Dot
considerar esta por favor 08 de June de 2018 / 13:45
Black Dot
Taller, seleccionada. 09 de June de 2018 / 07:07
Tequila
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.