Le explicó sobre la sequía que asolaba su región. Mientras, el anciano vertía líquido con gotas de colorante dentro de un cristal ahuecado en donde se condensaban escenas de verdes campos, animales y personas robustas, y el rostro de su madre sin aquellos pliegues producto de la deshidratación. El hechicero selló el recipiente con un tapón y le advirtió: —Lleva este buen augurio a tu pueblo y ten mucho cuidado con romperlo o dañarlo de cualquier manera—. El chico no pudo contener la felicidad al avistar su pueblo y, entre cabriolas y brincos, rompió el cristal. Sintió un aroma a alcohol al tiempo que la imagen añorada se desvanecía a lo lejos. Lo único que encontró, en lugar de su aldea, fue un terreno resquebrajado y a su madre muerta con una cicatriz en el cuello.
Malvadisco
17 de April de 2018 / 04:06
Evaporación 17 de April de 2018 / 04:06
Malvadisco
Taller 17 de April de 2018 / 12:08
José M. Nuévalos
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.