Se tiró sobre el montículo de tierra y lloró un triste, desesperado llanto. Negaba con la cabeza, aunque sabía que era cierto, su hijo yacía muerto debajo de ella. Su esposo la trató de levantar, pero se revolvió de manera que la dejaran en paz. Llamaba el nombre del muchacho, —Juan, contéstame mi niño, no me dejes con la palabra en la boca. Las personas que asistieron al sepelio, al ver esto, sentían que el dolor les apretaba el pecho. Sobre la tumba la mujer, con sus mejillas manchadas de lágrimas y tierra, se empeñaba en invocar a su vástago a sabiendas de que el silencio seria toda su respuesta.
El tigre de Xalapa
27 de December de 2017 / 20:19
Selección del día 12 de diciembre: "Adios", de Black Dot 27 de December de 2017 / 20:19
El tigre de Xalapa
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.