Los rayos palpitan a través de las nubes que se aglutinan como grumos volcánicos. La materia celeste, dúctil y maleable, se moldea en forma de castillos, camellos, palmeras y bailarinas envueltas en volutas etéricas que acogen a las almas perdidas en el azul infinito del cielo, como en un oasis.
Malvadisco
19 de November de 2017 / 04:20
El paraíso 19 de November de 2017 / 04:20
Malvadisco
Taller 24 de November de 2017 / 09:33
Carmen Simón
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.