"Abuela, pero no tardes", susurré en el umbral, colmado de curiosidad ante la tarea de cuidar a la tía, hermana adoptiva de la abuela, víctima de un alzhéimer prematuro. Su demencia la consumía en un mundo de sombras y olvido. Al bañarla, una atracción siniestra me envolvió. "Somos tú, mi abuela y yo. Incluso en la muerte, nunca te abandonaremos", le murmuré al vestirla para arrullarla.
La noche avanzaba y decidí leerle poesía, pero el libro que me entregó, "El Terrible Sobrino Visita a la Tía Misteriosa", marcado por sus dedos a la mitad, me inquietó. Me retiré, atormentado por su mirada.
A medianoche, la tía surgió, pálida y sobrenatural. Me empujó a la cama, desencadenando una pasión turbia y perversa. Al final el cansancio me venció.
Una humedad gélida en la cama me despertó horrorizado. ¡La cabeza decapitada de mi abuela! y, en la penumbra, mi tía sonriendo macabramente, susurraba: "aun en la muerte, tú, ella y yo"; hui presa del miedo.
Días después, regresé a la casa, obsesionado por el horror que me acechaba. La tía seguía allí… La abuela, no. Mi cordura se desvanecía en sus ojos que me esperaban.
En las noches, conjurábamos fuerzas oscuras traspasando límites prohibidos. Me sentía atrapado en un torbellino de placeres retorcidos.
El terror se adueñó de mí, pero también la sed de poder y eternidad. La tía y yo entrelazamos nuestros destinos en una danza macabra y eterna.
Vam_Noctvu
21 de July de 2023 / 17:01
Sombras del Olvido 21 de July de 2023 / 17:01
Vam_Noctvu
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.