En el antiguo templo de la diosa Kali, una piedra preciosa resplandecía en la estatua sagrada. Se decía que solo las mujeres y los dioses podían poseerla. Aún así el general inglés la robó y la llevó consigo a su país para que la pulieran y la cortaran.. Le devolvieron la joya con una advertencia: “Al separar las fractales, como si fueran pestañas, dejó ver un ojo”. El militar se rió y la lució en su uniforme, y empezó su mala suerte. Sus dos hijos pequeños murieron, se quebró una pierna en un accidente de coche y cada vez que intentaba deshacerse de la alhaja, volvía a sus manos. Su mujer soñaba constantemente con un hombre con un solo ojo. Fue idea de ella ofrecer la presea a la reina que la colocó en su corona con lo que el poder maligno de la piedra cesó.
Carabela
17 de July de 2023 / 23:46
La maldición 17 de July de 2023 / 23:46
Carabela
tallereo 1 15 de August de 2023 / 17:27
carlos martín briceño
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.