El librero, ávido de atraer a una clientela cada vez más inclinada a los celulares y mensajes de texto, decidió llevar a cabo un experimento audaz. Bajo la luz de la luna, comenzó a injertar sus libros, fusionando las páginas y las historias de diferentes clásicos. Al despertar, contempló el resultado con asombro. Don Quijote y Romeo y Julieta habían unido sus destinos, creando un romance épico en tierras de caballeros andantes. Mientras tanto, Sherlock Holmes y Drácula resolvían crímenes sobrenaturales en las calles de Londres. El conde de Montecristo se sumergía en un mundo de intriga junto a Oliver Twist. Orgullo y prejuicio se entrelazaba con Cien años de soledad, creando una saga familiar llena de misterios. Los lectores se acercaron atraídos por la promesa de una experiencia literaria única
Ara
16 de May de 2023 / 23:59
Mercadotecnia 16 de May de 2023 / 23:59
Ara
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.