La mujer sabía que sus hijos jugaban en la planta alta. De pronto, empezaron a gritar e insultarse mientras escuchaba golpes y objetos que se rompían. De inmediato subió y les preguntó a Casimiro y Brunilda qué ocurría. "Nada mamí —respondieron—, solo jugamos al papá y la mamá".
Pepe Le Pew
11 de September de 2022 / 23:43
Los juegos que todos juegan (III) - La fidelidad del espejo 11 de September de 2022 / 23:43
Pepe Le Pew
taller: primera vuelta 19 de September de 2022 / 20:32
carlos bortoni
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.