Desde niño le gustaron los gatos. Al crecer se hizo chef y los introducía vivos en agua hirviendo para absorber el vapor de sus almas misteriosas, terroríficas, inquietantes y tratar de descifrar los secretos que guardaron las deidades en ellos. La última vez que se miró al espejo, sintió regocijo al ver sus ojos fosforescentes: era el resplandor del incendio infernal que lo sorprendía en el sótano de su casa.
Héctor
09 de May de 2022 / 22:27
La venganza 09 de May de 2022 / 22:27
Héctor
Considerar esta versión 10 de May de 2022 / 10:54
Héctor
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.