Al principio estaba confundido. No entendía que hacía ahí, en el anonimato, con antifaz, como espectador rodeado de multitudes y sintiendo ser parte de la escenografía. Sus sospechas le conformaron poco después que ya nada era igual. Todo era artificial, de plástico, desechable, hasta él mismo. Comprendió que la posmodernidad es un páramo en el que reina la posverdad y donde lo único cierto es que la realidad ha muerto, y que aunque los grilletes sean incómodos, tendrá que conformarse con la butaca que le fue asignada, o resucitar y saltar al escenario.
Pseudónimo
02 de January de 2021 / 07:35
Post mortem (¿Es posible considerarla para el día 1?) 02 de January de 2021 / 07:35
Pseudónimo
OK, vale para el día 1 02 de January de 2021 / 12:35
Carmen Simón
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.