Terminal
de Ingrid

Ahorita que las piernas no lo sostienen y el viejo yace ciego y sordo en la cama, solo el olfato le permite ubicarse. El olor a desinfectante golpea su nariz cuando llega el practicante cargando el maletín con todo y sueros. Al pinche de su hijo lo delata el tufo a tequila y a la hija, que siempre tiró a puta, el perfume empalagoso y barato. Pero por más que husmea como un desesperado, no logra reconocer a su mujer entre quienes, de tanto en tanto, se acercan remolones a aliviar sus miserias. Y es que, desde hace un tiempo, ella ha dejado de apestar a miedo..
aguila descalza
28 de April de 2023 / 01:16
Selección día 12 28 de April de 2023 / 01:16
aguila descalza
 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.