México, Ficticia, 2009. 128 pp. Biblioteca de Cuento Contemporáneo núm. 14. ISBN: 9786077693024


Comprar en papel: $132.00
Comprar epub (iOS / Android): $49.00
Comprar mobi (Kindle /etc.): $49.00
Otra cebolla de cristal Langagne, Eduardo

Como en aquella vieja canción de los Beatles, Eduardo Langagne invita a mirar de nuevo a través de la cebolla de cristal -intrumento privilegiado de la nostalgia y la imaginación- con el fin de pasar revista a los ideales, amores y deseos, que alguna vez nutrireron los sueños de toda una generación, y que, con el paso del tiempo, fueron avasallados porla implacable realidad.

Así, buena parte de los veintirés relatos que componen este espléndido cuentario constituyen una exploración agridulce del pasado, el cual es visto unas veces con humor y, otras, con melancolía (nunca con sentimentalismo). Pero esto no es todo, el autor se adentra también por los meandros de la experiencia amorosa, por las perplejidades que acechan en los recodos de la vida cotidiana y por los grandes y los pequeños enigmas que plantea la condición humana.


sobre el autor

Eduardo Langagne (Ciudad de México, 1952) ha recibido varios reconocimientos, entre los que destaca el Premio de Poesía Aguascalientes (1994). Su obra está incluida en alrededor de treinta antologías publicadas en diversos países. Ha escrito literatura para niños y jóvenes; ha realizado letra y música de canciones, textos poéticos para música popular y de concientro, así como guiones para radio, cine, video y escena. Participó en la creación de poemas sonoros en el laboratorio artístico de experimentación sonora de Radio Educación, además de conducir programas radiofónicos de difusión cultural.

más...

LEER ALGUNAS PÁGINAS


Este libro se realizó con el apoyo del estímulo a la producción de libros derivado del Artículo Transitorio Cuadragésimo Segundo del Presupuesto de Egresos de la Federación 2012

* Proyecto "Colección de cuento en formato digital, librería electrónica de Ficticia" beneficiado de EPRO Libros 2012 convocado por el CONACULTA y la CNL del INBAL.