AÑO 16



2016-12-28

A finales del siglo XX un grupo de amigos —artistas visuales, ingenieros en computación y escritores— fundamos www.ficticia.com “ciudad virtual de cuentos e historias”, “comunidad literaria”, que, durante sus primeros 6 o 7 años, tuvo cientos de miles de internautas escribiendo, leyendo y trabajando lo que se podría denominar genéricamente literatura breve en español.

Al poco tiempo, ya que sus hacedores éramos y somos gente de libros, creamos Ficticia Editorial, sello especializado en cuento que, a lo largo de 16 años, ya posee un catálogo de alrededor de 200 títulos en soporte de papel y, una cuarta parte, replicada en libros electrónicos.

Para 2016 actualizamos la página y la editorial. Convertimos al casco antiguo de la ciudad en un museo en línea y, www.ficticia.com, en el portal del sello literario. De los espacios en los que los ficticianos pueden interactuar sólo dejamos la Marina, área en la que se publican, leen, comentan y se lleva a cabo un taller permanente en torno a la minificción.  

En este año publicamos 13 libros: 7 de la colección Biblioteca de Cuento Contemporáneo, 3 de la Biblioteca de Ensayo Contemporáneo y 2 novelas.

Con motivo del I Encuentro Iberoamericano de Minificción Juan José Arreola que la Secretaría de Cultura de la CDMX y el Seminario de Cultura Mexicana realizaron en la Feria del Libro del Zócalo, le pedimos a la escritora argentina Ana María Shua, ganadora del primer premio del encuentro, una antología personal de sus cinco libros de microficción, y el resultado fue Minificciones, del que Marco Antonio Campos dice en el prólogo: “Quizá las mayores virtudes de Ana María Shua son volver verosímil lo insólito o lo absurdo, pero sin dejar de lado un hondo contenido humano y contar historias dolorosas o terribles como si hablara de banalidades domésticas”.

Otra antología fue Eros y Afrodita en la minificción, en la que Dina Grijalva compila en 232 páginas las mejores ficciones mínimas escritas en español sobre el tema, libro que se presentará el próximo 18 de enero en el Palacio de Bellas Artes.

Para celebrar los 75 años de Agustín Monsreal, le publicamos, en coedición con la SEDECULTA de Yucatán, Los pigmeos vuelven a casa que, viene a ser, la continuación de Los hermanos menores de los pigmeos (publicado por Ficticia en 2004), obras en las que se puede apreciar todos los temas de las monsrealidades agustinianas.

También dimos a conocer de Fernando Sánchez Clelo, Un reflejo en la oscuridad, libro del que Hernán Lara Zavala comenta en el prólogo: “Si es verdad, como dice Borges, que los cuentos se basan en anécdotas mientras que las novelas en caracteres, Sánchez Clelo ha logrado una extraordinaria combinación de ambas cosas al ofrecernos varias minificciones que narran la historia de un personaje típico de la novela negra, un antihéroe al que el autor bautizó con el nombre de Buck Spencer”.


En 2016 Mauricio Carrera ganó tres premios nacionales de literatura, entre éstos el de Cuento de San Luis Potosí, considerado el más importante del género en el país. Pues Mauricio, antes de que se diera el fallo de Bellas Artes, publicó con la UANL y Ficticia una antología personal de su cuentística bajo el título de Pequeño Pushkin y otras historias.

Con Ediciones La Rana coeditamos dos cuentarios, uno muy divertido de Mauricio Miranda, Gallo que no canta, y otro de realismo sucio de Montesarrath Campos Sánchez, ¿Quién es Paola Vargas?.


Los tres libros de ensayos fueron Historia de la risa. De la antigüedad a la edad media, del francés George Minois y traducción de Jorge Brash; Estética de la risa. Genealogía del humorismo literario, del español Luis Beltrán Almería, y Pobreza, desigualdad y democracia, de Carlos Alberto Díaz González.

Cerramos el ciclo con dos novelas: ¿Quieres?, coeditado con el ICHICULT, de Alfredo Espinosa, y Máscara de obsidiana, de Marcial Fernández.