Un ángel con mirada inexpresiva y alas de alquitrán vigila la entrada al cementerio. La mano derecha se alza en señal de protección hacia los lujosos mausoleos habitados por el polvo. En cambio la izquierda, apenas separada del cuerpo, parece sujetar a los desprovistos que yacen bajo tierra. A los que valiéndose de las reglas del juego, ignoran el gesto y descansan en paz.
paramo
07 de Noviembre 2018 / 10:39

Asimetría 07 de Noviembre 2018 / 10:39
paramo
         Taller08 de Noviembre 2018 / 06:34
         SAPO
                  Asimetría10 de Noviembre 2018 / 16:43
                  paramo

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.