Deseo escacharrarla con todas mis fuerzas, pero no he podido. La única forma en que se me quita de encima es unos pocos segundos al punto de cada medio día y en las noches, protegido por la oscuridad. Me joroba que esté conmigo en todas partes, nunca he tenido intimidad. Por eso, he decidido imponerle ciertas reglas y sugerirle una entretención de manera que no siga siendo lapa. Hoy me dispuse a leerle todo eso, pero la muy astuta se adelantó para cantarme la tabla. También está harta de moverse al mismo tiempo y de tener que acompañarme a donde no quiere; si salgo a trotar le da asma, y cuando estoy meciéndome en mi hamaca, se marea. Y me dijo: “desde hoy, las reglas del juego son otras, ahora tú serás mi sombra”.
esleongo
07 de Noviembre 2018 / 09:12

La propuesta 07 de Noviembre 2018 / 09:12
esleongo
         Taller08 de Noviembre 2018 / 06:36
         SAPO

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.