El diputado Rojo tiene una tarifa. A cada uno de sus clientes les pide memorizarla para no tener que repetir. Si uno olvida el precio debe entender que es bajo su propio riesgo. Hay que entregar el pago en efectivo en billetes de baja denominación, los papeles necesarios y de preferencia una buena botella de whisky. Él es un hombre ocupado y, como todos los demás políticos de la región, tampoco le gusta que crean que se le puede sobornar con cualquier cosa. Claro que es entendido que el pago no depende de los resultados.
Black Dot
05 de Noviembre 2018 / 21:02

Honorable señor 05 de Noviembre 2018 / 21:02
Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.