Un domingo cualquiera en el Edén, todos se alistaban para una nueva jugarreta vespertina: de un lado, los vertebrados, del otro, los invertebrados. Todo apuntaba a un empate, pero aparecieron el hombre y la mujer para establecer las reglas del juego. Todos perdieron.
esleongo
04 de Noviembre 2018 / 17:24

El campeonato 04 de Noviembre 2018 / 17:24
esleongo

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.