Fusilado el auténtico líder. Los más altos seguidores se sientan a la mesa. Miradas de recelo, manos firmes, lenguas calladas. Nadie se atreve; ninguno quiere arriesgar. Las puertas del lugar selladas como un conclave religioso. Un concilio donde todos tienen miedo; que tal que aquel revive, que pasa si no está muerto de verdad. Quizás es solo un engaño para purgar a los traidores. Esta parte del juego nadie se las enseñó
Black Dot
03 de Noviembre 2018 / 11:15

Entre lobos te veas 03 de Noviembre 2018 / 11:15
Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.