La mujer sodomita, desafió las reglas del juego divino. Rebelde y curiosa hirió la soberbia de Aquél, que sin misericordia la convirtió en una efigie mineral. Su suerte de estatua parecía irreversible. Sin embargo, en su vientre de sal, se gestó una simiente libertaria. Aquella que con el devenir de los tiempos se atrevería a tensar las cuerdas del destino hasta doblegarlo.
paramo
paramo
02 de Noviembre 2018 / 20:52

Liberaciòn 02 de Noviembre 2018 / 16:29
paramo
         Hola paramo02 de Noviembre 2018 / 18:38
         José Luis Velarde
                  Va de nuevo02 de Noviembre 2018 / 18:45
                  José Luis Velarde
                            Liberación 02 de Noviembre 2018 / 20:52
                           paramo
         Genial!03 de Noviembre 2018 / 13:50
         Enigmática
                  Gracias!03 de Noviembre 2018 / 18:43
                  paramo

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.