Su fealdad ahuyentaba a demonios, a Satanás mismo. Por eso las esculpieron en piedra, custodia de Nuestra Señora de París. Lo que no les dijeron es que también servirían para desaguar la catedral.
Antonio Lobaces
12 de Septiembre 2018 / 12:36

GÁRGOLAS 12 de Septiembre 2018 / 12:36
Antonio Lobaces

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.