Acudía a su dormitorio durante la noche y se retiraba antes del amanecer envuelto en una sotana. . Su amante la dejaba insatisfecha, por lo que ideó una estratagema para alargar más horas de intimidad en la cama. Retrasó el reloj de la pared y procuró echar unos gruesos cortinajes de fieltro sin olvidarse de retorcerle el cuello al gallo del convento. Esa madrugada, el placer se engrosó en su interior y a los gritos acudieron el resto de novicias. Retirados los cortinajes de golpe, vieron el rostro de la criatura petrificarse en una mueca orgiástica a la luz del día. Atontado como una mariposa nocturna, se fugó por una ventana y voló hasta el tejado da la iglesia cercana. Prevenido el obispo, revisó las estatuas del techo hasta dar con la culpable y de un martillazo derribó la erección de piedra de la gárgola.
Malvadisco
08 de Septiembre 2018 / 23:59

Goce celestial 08 de Septiembre 2018 / 23:59
Malvadisco
         Por favor, tomar en cuenta esta versión09 de Septiembre 2018 / 00:42
         Malvadisco
                  Taller, seleccionada.12 de Septiembre 2018 / 01:14
                  Tequila

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.