Debo reconocer que mi situación es mucho más privilegiada que antes, cuando era de carne y hueso y tenía que inmiscuirme entre la gente para hacer mi trabajo. Desde esta altura de la fachada veo llegar antes a la novia, detecto los codazos que se pegan las damas de honor para salir en primer plano y las maniobras de las consuegras para quedar alejadas en los retratos de bautismos.
Estuvo muy ingenioso el que escondió una camarita entre los pétreos fuelles de mi Leica. Lo único que me hace sombra ahora son esos nuevos pájaros metálicos que sobrevuelan la catedral cada vez que hay un evento importante. Tienen más radio de acción, como es lógico, y andan tan seguros que hasta parece que alguien los dirigiera desde abajo. Sin embargo fui yo quien captó cómo el padre de la novia ponía un fajo de billetes en el bolsillo del amante para que calle para siempre.
Cachivache
07 de Septiembre 2018 / 08:19

El fotógrafo de Palencia 07 de Septiembre 2018 / 08:19
Cachivache
         Taller08 de Septiembre 2018 / 06:57
         SAPO
         Sapo:11 de Septiembre 2018 / 23:53
         Eneas

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.