Desde mi recamara se ven las esculturas que adornan las fachadas de la iglesia. El padre Juanito mandó a que me pasaran a un cuarto en el ala donde duerme él. Unos cuantos pasos lo separan de mi puerta y no tiene que atravesar, como antes, el patio sin que lo vean. En noches como esta entra y se quita sus hábitos, se para frente a mis ojos y me muestra su pene erecto tieso como las gárgolas musgosas que cuelgan de la decrepita fachada del templo.
Black Dot
04 de Septiembre 2018 / 09:51

El dogma católico 04 de Septiembre 2018 / 09:51
Black Dot
         A la final11 de Septiembre 2018 / 12:16
         Marcial Fernández

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.