Tras cuarenta días y cuarenta noches de lluvia

Un hombre calvo, que flotaba como un ahogado profesional, golpeó ayer a mi puerta. Supuse que la responsable era la corriente, aunque jamás existió corriente alguna en esta calle ni en ninguna otra. No respondí. A veces, pienso que tanta soledad me está volviendo loco; a veces, que debí de haberme ido con los demás…

Esta mañana, el hombre calvo regresó en compañía de una mujer, tres niños y un perro. Todos flotaban de maravillas. Rogué para que pasaran de largo, pero vinieron directamente hasta mi puerta. Y comenzaron a golpear.

—¡Vayan a la casa de al lado que tiene dos baños, tres cuartos para los chicos y hasta una cucha para el perro! —grité de repente, y los golpes cesaron.

Yo no creo en lo sobrenatural. La corriente —en la que sí creo, pese a que no existe—, por suerte, se llevó los cuerpos. Lo que verdaderamente me preocupa ahora son esas, veamos, una, dos, tres… diez familias que se acercan flotando derechito hacia mi puerta.
Carmen Simón
03 de Septiembre 2018 / 10:59

SELECCIÓN DÍA 18: Tras cuarenta días y cuarenta noches de lluvia por Escipionb 03 de Septiembre 2018 / 10:59
Carmen Simón
         Disculpen, errata:03 de Septiembre 2018 / 11:13
         Carmen Simón

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.