La dama odiaba a los hombres. Estos la habían dañado, la despreciaron, le llamaron nombres, la ignoraron. Se rodeaba de mujeres que como uvas iban madurando y se desprendían de ella para hacer su propia vida. La dama férrea seguía empeñada en su odio, era una dama en yerro. Tan confundida estaba, porque era por fea y no por adusta, que ningún hombre se acercaba a ella.
Black Dot
11 de Julio 2018 / 08:59

Dama en yerro 11 de Julio 2018 / 08:59
Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.