Había una vez una señorita de modales refinados que quiso romper con las reglas establecidas, y que asumió —sin demasiadas complicaciones— su nuevo rol femenino: era yo con bíceps, tríceps y cuádriceps, de esos cuerpazos que hacen historia en el gimnasio y que rompen las tiras del sujetador sacando pecho.
Gata Blues
01 de Julio 2018 / 06:22

Estereotipos 01 de Julio 2018 / 06:22
Gata Blues
         Taller12 de Julio 2018 / 11:08
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.