Ya estaban hartos del dictador. Entre otras cosas, los obligaba a ayunar y de rodillas brindarle adoración a su última creación. Pero su caudillo los llevó a oponerse al tirano con tan mal infortunio que la insurrección fue sofocada y, aunque en la caída perdieron sus alas, era más cómodo para mantener relaciones con las humanas que resultaron un buen consuelo después de haber sido expulsados por su Señor del cielo.
Malvadisco
11 de Mayo 2018 / 23:54

La revolución de los caídos 11 de Mayo 2018 / 23:54
Malvadisco
         taller día 1115 de Mayo 2018 / 13:50
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.