Por recomendación, acudió al salón de tatuado donde trabaja el ex de su pareja. No sintió un dolor persistente sino un solo piquete cuando inoculó el diseño de una figura ovoide en el brazo. “No se preocupe. Será una sorpresa para ella ver el diseño completo cuando se active con calor”. Al fuego del encuentro sexual, una serpiente emergió del diseño oval y cazó de un mordisco el tatuaje de conejo que lucía el cuello de su novia.
Malvadisco
11 de Abril 2018 / 23:57

Despecho 11 de Abril 2018 / 23:57
Malvadisco
         taller12 de Abril 2018 / 11:23
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.