El tema está bien: un muerto que lamenta estar muerto porque sus miembros no le obedecen y por tanto, se pierde los placeres de la vida. El problema que veo es que es demasiado larga, explicativa y “técnica”. Un epitafio debe ser contundentemente breve.

Yo sería más parco a la hora de expresar esa frustración. “Aunque mi cerebro lo intenta…” Y después, resumir evitando tanta literatura. Es mi punto de vista. Hay mucho que recortar sin por ello quitarle fuerza al epitafio.


Saludos,

loladiaz@gmail.com



Tequila
11 de Enero 2018 / 02:58

Esperanza 08 de Enero 2018 / 14:08
esleongo
          Taller11 de Enero 2018 / 02:58
         Tequila

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.