Jamás estuvo sobrio. Irritaba a medio mundo y el resto, no lo toleraba.
Un día —de tan ebrio que iba— tropezó frente al general Máximo Constantino y recibió en la espalda las balas que se hundirían en el pecho del sátrapa más infame que ha dado esta nación.
Aquí yace Empédocles Sintagma.
Que no encuentre sosiego.
Meminero Tui
10 de Enero 2018 / 22:22

Repudio 10 de Enero 2018 / 22:22
Meminero Tui
         Taller18 de Enero 2018 / 18:49
         Dakiny
         Gracias18 de Enero 2018 / 19:34
         Meminero Tui

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.