Yo, que fui pionera en venir a reposar en el sitio para mí asignado desde siempre, mientras esperaba en paz la llegada del resto de la familia, estoy enroscándome de bronca en el mínimo espacio irrespirable de este féretro.
Yo, que fui quien le enseñó a mi hija a compartir y a no hacer diferencia entre las personas, estoy pagando las consecuencias de mis exageradas prédicas morales.
Ella, en un arrebato de solidaridad ante la muerte súbita de esa vieja —seguro que a instancias del inútil del marido—, cedió la parcela contigua a la mía a mi consuegra. Por toda la eternidad tengo ahora de vecina a esa bruja, para quien una fosa común en el cementerio municipal habría sido más que suficiente.
Mrs Dalloway
06 de Enero 2018 / 06:18

ODIO A PERPETUIDAD 06 de Enero 2018 / 06:18
Mrs Dalloway
         Excelente, el sarcasmo al final lo remata. buena suerte06 de Enero 2018 / 11:03
         Black Dot
                  Gracias, Black, por tu apoyo.08 de Enero 2018 / 06:47
                  Mrs Dalloway
         Comentario08 de Enero 2018 / 05:30
         Daniela Truman
                  Gracias, Daniela. Te escribo.08 de Enero 2018 / 06:46
                  Mrs Dalloway

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.