Es cuestión de nervios yo nunca me atrevería a trabajar en los rascacielos en construcción, pero él pensaba que así le rendía honor a su nombre, “como el mismo san Gabriel”, decía.
Voló por los aires o mejor dicho se desplomo. Lo que quedo del cuerpo de Ángel, que como un ser expulsado del paraíso cayo a la tierra, yace en este hoyo, Dios lo tenga en su gloria y no lo expulse de su reino.
Black Dot
03 de Enero 2018 / 15:53

Celestial 03 de Enero 2018 / 15:53
Black Dot
         Taller26 de Enero 2018 / 13:39
         Eleasar

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.