Al atardecer, el rayo de sol se desnudó de su vaina lumínica y quedó desnudo y desprotegido en su forma de sombra. Debía esconderse en algún hueco de árbol; pero, atraída por las últimas brasas del firmamento, la oscura presencia ascendió hacia el cielo. Una chispa de luz se prendió en su pecho y descendió convertida en una luciérnaga.
Malvadisco
11 de Noviembre 2017 / 23:57

Incandescencia 11 de Noviembre 2017 / 23:57
Malvadisco
         taller14 de Noviembre 2017 / 16:17
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.