Una pequeña araña, cómplice del silencio que me aturde, cuelga de su misma tela y se agranda en su sombra negra reflejada en la pared. Hay una arruga que se forma en la cobija y una rendija por la que entra un viento frío, mientras la luz de la vela se va quedando sin aliento. Este catre ya no chirrea con el vaivén de tu cuerpo, el mismo que me atrajo, el mismo que fue mío y ya no tengo. Vuelvo a la araña y le aplico sin timidez insecticida mortal, ante la mirada ausente de dos cánidos de porcelana, lo único que me queda.
esleongo
02 de Noviembre 2017 / 08:48

Simbiosis 02 de Noviembre 2017 / 08:42
Enigmática
          Si llueve, ya no importa02 de Noviembre 2017 / 08:48
         esleongo
                  Excusas, mi texto nada que ver con tu mini, Enigmática, a propósito muy buena.02 de Noviembre 2017 / 08:53
                  esleongo
         Saludos03 de Noviembre 2017 / 12:07
         José Luis Velarde
         Saludos 203 de Noviembre 2017 / 12:17
         José Luis Velarde
                  Taller 06 de Noviembre 2017 / 15:28
                  Enigmática
                           Saludos III06 de Noviembre 2017 / 16:01
                           José Luis Velarde
                                    Gracias 06 de Noviembre 2017 / 16:54
                                    Enigmática

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.