El crítico dice “El dinosaurio” no me gusta. La sala repleta emite un sonido de sorpresa. “Pero como se atreve”, clama uno de los asistentes.
“Es usted un reaccionario de las letras”, grita otro que se siente ofendido.
Nadie se mueve de su lugar, pero cuando la consternación por las declaraciones pasa, un sentimiento de rechazo a la historia se apodera del público. “Tiene razón el señor literato, esa historia no sirve” gritan los de la audiencia.
Al oír esto don Augusto, sale del auditorio, desamarra su dinosaurio y se larga a casa.
Black Dot
06 de Octubre 2017 / 21:19

Lo que pesa la critica 06 de Octubre 2017 / 21:19
Black Dot
         Comentario13 de Octubre 2017 / 03:58
         Daniela Truman

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.