Había una vez un dinosaurio que deseaba ser el tierno protagonista de una fábula infantil. Quiso el destino que su historia cayera en manos de un escritor minimalista, quien lo catapultó a la fama como despertador subliminal.
Liquidambar
04 de Octubre 2017 / 18:00

Encasillado 04 de Octubre 2017 / 18:00
Liquidambar
         Contrapunto13 de Octubre 2017 / 10:26
         Marcial Fernández

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.