Poca gente se percata de que la esencia del dinosaurio de Monterroso está en el ausente, en el no nombrado, en lo que podríamos llamar “sujeto elíptico”. Veamos ¿Quién despertó? Parece claro que quien despertó fue la dinosauria. Si nos trasladásemos a la noche anterior, veríamos cómo la dinosauria llega a su casa/cueva tras una extenuante jornada de trabajo y se encuentra a su pareja, el dinosaurio, durmiendo a pierna suelta. Se acuesta exhausta junto a él y al despertar, comprueba cómo el zángano del dinosaurio continúa durmiendo y no da síntomas de que vaya a despertar en breve, a juzgar por sus profundos ronquidos ¿Se imaginan ustedes cómo debe ser el ronquido de un dinosaurio? Bien, pues lo que Monterroso pretendía denunciar realmente era la escasa o nula colaboración de los dinosaurios macho en las tareas del hogar. Luego llegaron los expertos a interpretar que si el dinosaurio significaba los orígenes de no sé qué, que si quien despertó representaba al ser un humano en decadencia, que si durante el periodo que duró el sueño hubo una cuarta guerra mundial y no sé cuantas patrañas más. Naturalmente, eso representaba un tema mucho más universal que el de la escasa colaboración de los dinosaurios en las tareas del hogar. Por supuesto, Monterroso escuchó todas esas versiones y las tomó como propias. El autor hondureño sería lo que tú quieras, pero tonto no.
Homless
01 de Octubre 2017 / 04:06

La dinosauria 01 de Octubre 2017 / 04:06
Homless
         Divertida01 de Octubre 2017 / 13:28
         Mrs. Martin
         Taller01 de Octubre 2017 / 16:01
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.