Como se sabe, las Valkirias seleccionan a los héroes caídos con valor para convertirse en los bravos guerreros que asistirán a Odín en la batalla final; los recogen, los elevan al Valhalla y los confortan, pero un día, Sigdrífa, cansada de hombres rudos, musculosos, brutos y barbados, se encaprichó con un poeta que era punto menos que un alfeñique, al que llevó an Vingólf para su deleite. Al ser descubierta, simplemente le dijo a sus hermanas: “Cuando el Ragnarök se desate, quién sino un poeta va a ser quien cante al mundo lo que ocurra”.
Hechicero
04 de Agosto 2017 / 23:41

Pretexto 04 de Agosto 2017 / 23:41
Hechicero

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.