Los relinchos de Incitatus despertaron a Calígula. Había dormido en el jardín al lado de su payaso Mnester pero tenía un profundo remordimiento porque amaba a su esposa Cesonia. Oculto, detrás de un árbol, el prefecto Casio Querea esperaba ansioso el momento preciso para quitarle la vida, pero su intención fue descubierta por los segundos del emperador, apresándolo en el acto. La historia contará entonces, que su muerte fue a manos de Cesonia quien lo espiaba agazapada para cogerlo in fraganti poniéndole los cachos con el famoso bufón.
esleongo
02 de Agosto 2017 / 14:07

Bella y vengativa 02 de Agosto 2017 / 14:07
esleongo
         Saludos03 de Agosto 2017 / 09:46
         José Luis Velarde

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.