Ayaxacatl, guerrero valiente entre todos los caballeros tigre, jamás convivió con las jóvenes que se le ofrecían como recompensa a su bravura, razón por la que se burlaban de él los compañeros de armas y lo veían como un virtuoso los sacerdotes de la Orden Blanca, que lo intentaron iniciar. Lo que nadie sabía era que la razón de su aparente castidad y de su suerte en el campo de batalla, era que Xochiquetzal lo tenía como amante favorito y le tenía prohibido que tocara otro cuerpo distinto al suyo. De sus amores nacieron,heredando de ella su belleza, y de él su sangre roja y ardiente, las flores que llamaron Cuetlaxóchitl (Nochebuenas).
Hechicero
01 de Agosto 2017 / 17:00

Ayaxacatl 01 de Agosto 2017 / 17:00
Hechicero
         TALLER12 de Agosto 2017 / 04:04
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.