Al verlo sintió un cosquilleo en el estómago. El ciclope erguido y tenso se alzaba vigoroso frente a sus ojos. Tan pronto sus recatos se desvanecieron, convencida por las palabras de é, lo sintió horadar sus defensas. “Divino, eres divino”, gritaba mientras la sacudía el placer del orgasmo que la transportaba lejos a un lugar hasta antes desconocido.
Black Dot
01 de Agosto 2017 / 14:20

Labor de convencimiento 01 de Agosto 2017 / 14:20
Black Dot
         Creo que queda mejor esta version con cambio de titulo...02 de Agosto 2017 / 13:55
         Black Dot
                  TALLER12 de Agosto 2017 / 03:41
                  Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.