A riesgo de que descubrieran su amor antinatural, su amante se disfrazó de soldado y juntos marcharon a la guerra. En la última lucha, el ejercito enemigo los superaba en número y ambos murieron abrazados. Por su valor, Filipo II mandó a enterrar juntas a las parejas de guerreros muertas en batalla. Aunque de la última tumba, desechó a la mujer para no empañar la memoria del comandante tebano.
Malvadisco
16 de Julio 2017 / 22:08

El amor es sagrado 16 de Julio 2017 / 22:08
Malvadisco
         Taller del día 1619 de Julio 2017 / 13:07
         José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.