Urgido por dinero para casarse, consiguió un garrote y se marchó a la guerra. Cuando cesó la lucha entre los dos ejércitos y se iniciaron los quejidos de los moribundos de ambos bandos, se dirigió al campo de batalla. De un golpe, remató a un general que, agonizante y derrotado, le pagó por una muerte rápida. Ya tenía los zapatos y un traje de boda cargado de galones y medallas.
Malvadisco
11 de Julio 2017 / 23:07

El novio 11 de Julio 2017 / 23:07
Malvadisco
         Taller12 de Julio 2017 / 15:22
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.