Los brazos tensados, la sangre fría, el temple a prueba de miedo. Los guerreros esperan al conquistador que los sorprende montado en la bestia de cuatro patas. Parecen hombres que tuvieran pecho de metal bruñido aparte de que hablan esa lengua extraña y atroz. Los ven agruparse, ven a los que no están sobre una bestia. Los metales que empuñan refulgen con el sol brillante del medio día. Avanzan y los nativos disparan sus flechas que en ocasiones derrumban a un barbudo, pero no logran detener su avance. La fuerza invasora no se detiene; cercena brazos, destroza cráneos, sega vidas y al final, cuando la batalla ha sido ganada, los nativos desfilan con los grilletes al cuello. Lo han perdido todo incluyendo su libertad.
Black Dot
10 de Julio 2017 / 20:29

Derrota 10 de Julio 2017 / 20:29
Black Dot
         Taller17 de Julio 2017 / 14:06
         Dakiny

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.