La ciudad se construyó sobre un enorme lago. Una delgada e impermeable membrana sirvió de asfalto; en el centro se erigió un gran obelisco desde donde nacían veredas diagonales que finalizaban en puntas, las cuales, al unirlas, marcaban un heptágono perfecto.
La humedad y las constantes lluvias mantenían la superficie en calma, pero tras siglos de devastación contra la naturaleza, ambos fenómenos comenzaron a cesar.
Los primeros habitantes en presenciar la catástrofe vivían en las orillas. Casas y edificios se derrumbaban en una danza uniforme. Todo regresaba a su origen.
Daniboy
19 de Mayo 2017 / 18:07

Cimientos 19 de Mayo 2017 / 18:07
Daniboy

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.