Habían profetizado que iba a empezar el segundo diluvio universal y cuando comenzó a llover salió de la ciudad costera camino de la sierra.
Solo se llevó con él alguna de sus pertenencias, la gabardina y su paraguas de siete varillas, que el mismo había decorado con los colores del arco iris en cada segmento. Conforme fue caminando, la lluvia arreció, el paraguas comenzó a despintar y dejó, a lo largo de la avenida principal, un rastro de colorido inconfundible, que reeditó el antiguo pacto. El sol entonces apareció entre las nubes y escampó.
Crispín
18 de Mayo 2017 / 10:27

Los compromisos están para cumplirlos 18 de Mayo 2017 / 10:27
Crispín
         Muy buena18 de Mayo 2017 / 11:27
         Lady Macbeth
         Seleccionada26 de Mayo 2017 / 06:36
         Carmen Simón

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.